Imprimir

Porque no nacemos sabiendo

Porque no nacemos sabiendo

Porque no nacemos sabiendo

Demora de la gratificación

 

Mira este vídeo. En él se lleva a cabo un experimento donde unos niños se enfrentan a una importante decisión: “¿Me como esta golosina ahora, o espero un poco para conseguir dos?”

Aplicación

Las investigaciones demuestran que los niños de 4 años que más tiempo esperan a una recompensa mayor, rechazando una inmediata pero más pequeña… ¡TIENEN MÁS ÉXITO EN LA VIDA! Se convirtieron en adolescentes más competentes tanto cognitiva como socialmente, alcanzaron mejores resultados académicos y eran más capaces de manejar el estrés y la frustración.

Así que toma nota, si enseñamos a nuestros hijos a sumar y restar, ¿por qué no enseñarles AUTOCONTROL?

 

Tolerancia a la frustración

 

Hay otro aspecto fundamental que no debemos dejar de enseñar a nuestros hijos: deben aprender a afrontar un NO.

Resulta vital establecer normas que limiten el comportamiento de los niños.  A veces pensamos que al negarnos ante alguna petición de nuestro hijo, podríamos estar defraudándolo o infundiéndole algún tipo de sufrimiento. Esto cada vez es más frecuente en la sociedad en la que vivimos, en la que ya no podemos pasar tanto tiempo con ellos. Quizá por ello, nos cueste aún más decirles NO, porque estemos intentando compensar la falta de tiempo con una actitud indulgente basada en la culpabilidad.

Es natural, no nacimos sabiendo ser padres. Lo que debemos recordar en estas situaciones es que adoptar un estilo educativo  u otro, genera importantes consecuencias en la autoestima y el comportamiento de unos niños que aprenden imitándonos. Al pretender evitarles el sufrimiento de una negativa y adoptar un estilo demasiado permisivo, sólo estaremos consiguiendo lo contrario de lo que buscamos. Estaremos retrasando un aprendizaje esencial en la vida de todos: el manejo de la frustración. Si, al fin y al cabo, en la vida siempre tendremos que lidiar con negativas, ¿por qué no enseñar a los niños a manejar su frustración? De no hacerlo, nuestros niños carecerán de recursos para sobreponerse a situaciones en las que no se cumplen sus deseos, lo que dará paso  sentimientos como el miedo, la cólera o incluso la tristeza.

Lo que no sabemos es que las normas enseñan a los niños a construir hábitos, promueven su autocontrol, mejoran su autorregulación, les ayudan a ser más autónomos… ¡Las normas dan seguridad a los niños! Y esta seguridad ¡nutre su autoestima!

Así que toma nota, si enseñamos a nuestros hijos a sumar y restar, ¿por qué no enseñarles a TOLERAR  LA FRUSTRACIÓN?

 

Sumas y Restas

 

Nunca acertaréis a qué edad aprendemos a sumar y restar. ¿Apostamos? Mira este vídeo:

Aplicación

¿Alguien dijo 6 años? ¡Nada más lejos de la realidad! Para poder comprender el mundo que nos rodea, desde muy temprano debemos exprimir nuestros cerebros y amoldarnos a las leyes que lo gobiernan ¿Elemental? En realidad, se trata de una capacidad bastante elevada si la comparamos con las de otras especies, aunque para nosotros no sea más que una pequeña parte de lo que seremos capaces de procesar. No subestimes la mente de un bebé

 

¿Puede un bebé entender un truco de magia?

 

Mira este vídeo:

Aplicación

Por su cara parece que algo no cuadra…

Aunque resulte increíble, con sólo 2 meses y medio de vida, ya sabemos que  cuando un objeto desaparece de nuestra vista, sigue estando ahí, ¿quién lo diría? No subestimes la mente de un bebé.

 

¿Cuándo descubrimos que somos seres diferentes al resto? El test del espejo

 

Si tenéis cerca a un bebé de año y medio y queréis pasar un rato divertido, ponedle en la situación que cuenta siguiente vídeo:

Aplicación

El descubrimiento de la autoconciencia es uno de los hitos más importantes en el desarrollo emocional de los bebés: supone la entrada al mundo de la interacción social. Si no nos percibiésemos como seres diferentes del resto, ¿qué sentido tendría relacionarnos con los demás? No subestimes la mente de un bebé.

 

 

Alberto Sanchez

Graduado en Psicología. Master en Neurociencia.

alberto@juguetesmadrid.com